De dos personas cuya felicidad es directamente proporcional al tiempo que pasan viajando, debía salir un rincón donde mostrar las incógnitas que el mundo plantea y convertirlas en hazañas.

Mientras respiremos, intentaremos que nuestras huellas en rumbo alcancen tantos lugares como podamos.

 

CLARA

Lo curioso de la vida es que empieza con sexo, y por esta acción tan bonita y necesaria, le di los buenos días al mundo en diciembre del 94. Desde entonces formo parte de Madrid, una ciudad que atrapa tanto y tan fuertes raíces hace que eches en ella, aunque en realidad nos separen 15 kilómetros desde Rivas, el sitio de mi recreo.

Viajo porque lo he mamado, al igual que el escenario y la vida cuando bailas. Mi padre y madre son personas con unos fuertes valores basados en la libertad individual, el conocer la diversidad del mundo y el disfrutar de las cosas que realmente aportan significado. Así es normal que haya salido con estas ansias de volar cada vez que puedo.

Lo menos importante, lo que menos me define, es que estudié Psicología y un Máster mezcla de cooperación internacional, ayuda humanitaria, asilo-refugio e intervención social.

Pero soy otras demasiadas cosas, como cualquier auténtica persona.

Duermo mucho, y muchísimo me cuesta madrugar. Los animales aportan el 60% de la belleza del mundo. Me encanta comer, joder, es que me apasiona. El frío me destruye; donde esté ese sol de primavera en una terracita y tomando un tinto de verano… También se me olvida todo y tengo un caos de recuerdos en mi traidora memoria. Los atardeceres, desde cualquier parte. Se me mete algo en la cabeza y suerte. El cine, las series, la música para el alma. Soy bebedora social de cerveza; tiene un sabor… que no. La cebolla  m e  e s t o r b a .  Me gusta pasar de pisar asfalto a tumbarme en la ladera de la montaña. Bailar y viajar son paralelos en cuanto al sentido de mi vida.

GUILLE

Y yo soy el otro. Pareja y compañero de viajes y aventuras. Del 93 y madrileño por geografía, pero ripense (Rivas-Vaciamadrid) de corazón. 
El viajar corre por mis venas, aunque si tuviese que quedarme anclado en algún sitio, sería Rivas. Tal vez porque aquí me he criado, crecido y educado en valores, pero sobre todo por lxs amigxs. Al fin y al cabo son la familia que se escoge y tengo la suerte de tener una muy grande e increíble.

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en el INEF de Madrid, siempre busco poner las pulsaciones al máximo.
Y es que soy un culo inquieto que se resiste a ver pasar el tiempo sentado en una oficina o en un trabajo que me consuma. Amante de la naturaleza y la montaña -siempre por delante de las playas-, tengo un ojo puesto en sacar provecho de esta afición y convertirla en una posible fuente de ingresos. 
Scout desde pequeño, con las botas y mi macuto siempre a la espalda, no me canso de recorrer caminos, subir montañas y dormir al aire libre.

Educado por mis padres en la libertad y el inconformismo, mi vida se basa en viajar. No busco que viajar signifique estar de vacaciones. 
Entiendo el concepto de viajar como un sinónimo de aventura, de alejarse de la zona de confort, de enfrentarse a miedos que surgen por el camino y conocer lugares y personas que me hagan más humano. Una manera de crecer y de dejar mis huellas allá donde me lleve este rumbo.

A %d blogueros les gusta esto: