“Es demasiado caótico”, “muchísimo tráfico y contaminación”, “la cantidad de gente es abrumadora”. . .  Pues sí, pero Bangkok nos atrapó. Ahora mismo, es una de las ciudades más transitadas del mundo y la aglomeración de coches, motos, tailandeses y extranjerxs casi que llega al colapso y, en cambio, no lo vimos tan horrible como nos lo pintaban antes de venir.

En nuestras mentes iba a ser un simple punto de inicio para este gran viaje, una ciudad de paso a la que no veíamos con ilusión. Sin embargo, a pesar del  brutal contraste que vivimos de temperatura y humedad con España, Bangkok ha conseguido cautivarnos hasta el punto de querer volver.

Es un lugar que desprende energía a la vez que calma, pues hay muchas cosas que hacer y siempre está lleno de vida, pero no vimos en ningún momento que las prisas agobiaran a sus gentes.

KHAOSAN ROAD

La calle de lxs mochilerxs por excelencia. Al oeste del verdadero centro de Bangkok se encuentra esta larga vía llena de hostels, tiendas, locales de masaje y puestos de comida callejera que por la noche se llenan de jóvenes y la convierten en una de las atracciones más turísticas de la capital.

Aunque los precios aquí son más caros, puedes pasear por Kahosan Road después de cenar y tomarte algo en una de las terrazas mientras observas el ajetreo, seguramente con música de fondo. Para esta calle no hay días de la semana y todas las noches se convierten en un espectáculo.

Sin embargo, no representa la identidad de Bangkok y está hecha para el turismo, ya que Tailandia vive de este. Aún así, merece la pena aprovechar una noche por esta zona tan llena de vida.

Nuestro hostel estaba en su calle paralela, también con mucho movimiento. Dormir en The Mixx Hostel en una habitación de 4 literas, con aire acondicionado (importante para las noches tailandesas), nos costó 147 THB (4,10€) por noche y persona.

 

WAT SAKET

No muy lejos de esta zona mochilera se puede llegar a uno de los templos más impresionantes de Bangkok, desde donde apreciar un bonito atardecer mientras se ve a los monjes budistas pasear por los alrededores.

Este templo se conoce también como “Golden Mount” (Montaña de oro), ya que durante mucho tiempo fue el punto más alto de la ciudad. En realidad, consiste en una reconstrucción del templo original que se derrumbó durante el reinado de Rama III (siglo XIX) porque el terreno blando no pudo soportar su peso.

La entrada a este recinto es de 50 TBH y para llegar hasta la cima, donde está realmente el templo, hay que subir unas largas escaleras de 318 escalones pero que no se hacen pesadas. Al principio del camino hay bastante vegetación y te irás encontrando con grandes campanas y algún que otro Gong. Una vez arriba, las vistas merecen mucho la pena: puedes dar una vuelta de 360º por encima de los edificios de Bangkok, sintiendo la grandeza de la ciudad que descansa bajo tus ojos.

 50 THB

 8:00 – 19:00 h. todos los días

 Localización:

Wat Saket en lo alto

WAT ARUN

Está al oeste del río Chao Phraya y por tanto hay que cruzarlo en barco público (4 THB/persona) si te encuentras al otro lado. Ten cuidado porque hay un barco-bus privado que cuesta 60 THB por el mismo trayecto!

Wat Arun, el Templo del Amanecer, se alza impecable sobre los tejados haciendo justicia a su nombre. Fue construido en 1768 cuando Ayutthaya era la capital de Tailandia. Su prang central (torre) de 80 metros y estilo Khmer, es una representación del monte Meru, y los prangs secundarios de las esquinas están dedicados al dios del viento.

Wat Arun se envuelve en una especie de mosaico de baldosas que hace que sea muy diferente al resto de templos budistas. Además, está rodeado de unos bonitos jardines que completan todo el entorno y se entiende así por qué este es un lugar tan visitado en la capital.

Recuerda: por ser un templo, las mujeres deben llevar tapados hombros, espalda y rodillas. Los hombres simplemente no deben llevar camisetas de tirantes.

 50 THB

 8:00 – 17:30 h. todos los días

 Localización:

Wat Arun desde el río

Alrededores de Wat Arun

WAT PHO

El templo donde se encuentra el famoso buda reclinado, que tiene la característica de ser la imagen de Buda más larga de Tailandia, es también uno de los templos más antiguos del país: casi 200 años de antigüedad.

La enorme estatua dorada, hecha de pan de oro y con 46 metros de largo y 15 de ancho, se tumba bajo un templo donde debes quitarte los zapatos para entrar. Las plantas de los pies de este Buda son muy bonitos porque están construidos en forma de mosaico.

Allí dentro es muy habitual el ritual de la buena suerte, que consiste en echar una moneda en cada uno de los muchos cuencos que hay en el pasillo detrás del Buda. Por esto mismo, el sonido de las monedas cayendo no cesará durante la visita.

Además del buda reclinado, las construcciones del resto del templo hacen que este sea especialmente llamativo. Son muy bonitas las figuras y decoraciones de estilo budista que allí se ven, y recomendamos ir con calma dando un paseo entre ellas.

Una de las cosas más interesantes de Wat Pho es que dentro está una reconocida escuela de masaje tradicional tailandés, considerada la más importante del país.

Recuerda: por ser un templo, las mujeres deben llevar tapados hombros, espalda y rodillas. Los hombres simplemente no deben llevar camisetas de tirantes 

 100 THB

 8:30 – 18:30 h. todos los días

 Localización:

LUMPHINI PARK

En el verdadero centro de Bangkok se encuentra, entre altos edificios y tráfico lento, uno de sus pulmones. Lumphini Park está envuelto en un manto de vegetación que marca la diferencia entre estar o no en la metrópoli. En su centro hay un gran lago por donde siempre surcan barquitas alquiladas por lxs transeúntes, y un puente lo cruza por la mitad. Alrededor del lago hay un camino principal por el que, vayas el día que vayas, hay muchísima –pero muchísimagente corriendo en la misma dirección. Al principio, nosotrxs pensábamos que se trataba de una carrera organizada por algún evento. Pero entonces nos contaron que es algo habitual en Lumphini Park. Es increíble! No dejas de ver a gente haciendo running por su cuenta mientras sigue la corriente!

Otra de las cosas llamativas del parque es que hay un gimnasio al aire libre. Pero lo mejor de todo es que puedes ver dragones de Komodo paseando por Lumpini! Sí sí, dragones de Komodo, esos lagartos tan enormes que hasta impresionan. Digamos que viven allí como lo hacen las ardillas que corretean por nuestros parques. Son animales acuáticos, por lo que los encontrarás o bien a la orilla del lago, o bien pasando de este a alguno de los estanques. En nuestro caso, ocurrió lo segundo: íbamos paseando mientras los buscábamos y de repente se cruzó uno lentamente  por el camino, después otro y así hasta 5 😊

Recomendamos dar un paseo por Lumphini Park al atardecer para ver el sol esconderse entre los edificios mientras se refleja el color naranja en el lago. Es muy bonito! Si estás por allí a las 18:00h de la tarde, vivirás un momento único: todo el mundo se para a escuchar el himno nacional que suena por los altavoces.

 Localización:

FLOWER MARKET

A la ribera del río Chao Phraya puedes encontrar un mercado de flores donde largas calles y cruces se ven inundadas por una cantidad inmensa de florecillas de todo tipo y tamaño. Es agradable pasear por allí y combatir el calor de Bangkok con olores tan variados. Para llegar hasta este curioso mercado, utilizamos el transporte local: cogimos un barco-bus y nos bajamos en la parada «Yodpiman», que da directa al mercado. Siempre decimos que nos gusta viajar en los transportes públicos porque, además de ser casi siempre la forma más barata de moverse, es una muy buena manera de sumergirse con su población.

CENTROS COMERCIALES Y FOOD COURTS

Nos dijeron que los centros comerciales en Bangkok son impresionantes y queríamos comprobarlo; lo llamativo son sus dimensiones y temáticas. En nuestro caso fuimos a uno basado en una terminal de aeropuerto siendo cada planta un destino de vuelo y cuya decoración acompañaba: San Francisco, México, Hollywood, . . . En general los centros comerciales suelen tener 5 o 6 plantas.

Pero lo que realmente nos atraía de entrar en uno eran los Food Courts: casi todos los centros comerciales de Tailandia tienen una planta exclusivamente de puestos de comida que funcionan de una curiosa manera, y te lo contaremos en un post especial sobre comer en Tailandia!

Suelen estar en la planta baja, pero elegimos visitar el centro comercial Terminal 21 porque un conocido nos comentó que su Food Court estaba en la última planta y los ventanales te regalaban unas buenas vistas.

Lo cierto es que nos encantó esta experiencia y nuestra intención es volver a un Food Court siempre que podamos!

 

TRANSPORTE

Bangkok está dividido por el río Chao Phraya y hay cosas que visitar a ambos lados. La mejor manera de moverse entre los distintos puntos que están al borde del río es a través de los barcos-buses públicos. Van haciendo paradas específicas a lo largo del Chao Phraya, al igual que un autobús normal, y económicamente sale mucho más rentable que coger un barco privado que te vaya dejando en los lugares de interés.

Otras opciones son el metro y el Sky Train: cado uno tiene dos líneas que se cruzan en el centro y no tardan mucho en llegar los trenes, por lo que es una forma rápida de moverse por el centro de Bangkok. No llegan del todo a la zona turística, pero sí te pueden dejar cerca al final de la línea. La mayor ventaja del Sky Train son las vistas; es un tren que circula por unas vías en lo alto y a descubierto, de forma que podrás ir viendo la ciudad casi a vista de pájaro.

Como en otras muchas ciudades, aquí también existen los tuk-tuk. Nosotrxs en Kenia lo usábamos mucho porque era eficaz, barato y el transporte habitual de la gente local. Sin embargo en Bangkok hemos podido comprobar que se trata de un servicio meramente turístico, es de los transportes más caros de la ciudad y siempre intentan liarte.

Por último encontramos los taxis, que son muy conocidos pero queremos hacer hincapié: pedidles que pongan el taxímetro. Se va a notar mucho en el precio, pudiendo llegar a costaros más del doble sin el taxímetro en marcha. Que no os engañen: si os dicen que no funciona, paráis otro taxi. Es normal en Bangkok que lxs taxistas intenten aprovecharse del despiste de algunxs turistas!

Como extra, os contamos un método alternativo al taxi: Grab. Se trata de una aplicación del estilo UBER que funciona por estos países asiáticos y que, en algunas ocasiones, puede salir más económico que el taxi. Nosotrxs lo hemos podido comprobar en más de una ocasión.