Cuando llegas a cualquier país cuya cultura difiere mucho de la tuya, van llamándote la atención detalles que suelen repetirse. Al final descubres que no son hechos aislados sino costumbres, y aquí te contamos cuáles son las más curiosas que vimos en Kenia 🙂

•  Las mujeres se ponen un gorro de ducha sobre el pelo cuando llueve, y los paraguas no son nada comunes.

•  Pueden ir 3, 4 o 5 personas en una moto. Sin casco.

•  Se tiran eructos incluso manteniendo una conversación. Para ellxs no es una falta de respeto hacerlo en público.

•  Los vehículos adelantan avisando al de delante con el claxon.

•  La prioridad la tienen los coches, no lxs peatones. Debes tener muchísimo cuidado con el tráfico cuando eres tú quien camina, porque lxs ocnductores no se preocupan en absoluto por la seguridad de lxs peatones!

•  Los semáforos son tremendamente escasos y, aún así, no se respetan.

•  En todos los hostales hay un par de chanclas en la habitación.

•  Para que en la ducha salga agua caliente, siempre debes darle al interruptor del calentador que hay en algún lugar de la habitación.

•  El agua embotellada viene siempre precintada.

•  Las naranjas son de color amarillo, parecen limones pero saben a pura naranja.

•  Cortan la hierba a mano con un machete.

•  Siempre vas a encontrar gente en los bordes de las carreteras y caminos. Son personas de calle y lo extraño es ver alguna zona desierta.

•  Dado que el uso de tarjetas de crédito es poco común y no hay muchos cajeros, usan un sistema de pago llamado M-Pesa: en cualquier establecimiento identificado con Safaricom, ingresan una cantidad de dinero –como en el recargo de tarjetas prepago– que les llega al móvil a través de un SMS. Con él pueden pagar compras en casi todas partes, incluso en los locales más precarios y “alejados de la civilización”, introduciendo en un SMS el código M-Pesa que tenga el local para que les llegue a ellxs el dinero a través de otro SMS.

•  Los matatus llegan a cualquier sitio, aunque no te lo creas. Además, pueden abordar más personas que asientos haya. Incluso utilizan tablones de madera para colocar en la zona del pasillo entre asiento y asiento, de forma que le sirve a alguien para sentarse cuando todos están ocupados.

•  Los matatus y autobuses entre localidades no inician su ruta hasta que el vehículo está completo. Puedes ser la primera persona en optar por ese matatu y estar esperando un tiempo hasta que se venden todos los asientos, pero no suelen tardar en llenarse: siempre hay gente que va en tu dirección y los relaciones públicas de los matatus hacen un buen trabajo de captación de clientes.

•  Cabras, vacas y ovejas están sueltas en cualquier pueblo o ciudad; van a sus anchas.

•  Puedes encontrar babuinos al borde de las carreteras.

•  No tienen horarios de comida, cada cual come cuando le apetece y a cualquier hora hay gente en los locales de comida.

•  Las bolsas de plástico están prohibidas y les ponen multas muy altas si les ven con una. En su lugar, utilizan unas características bolsas de tela que están en todos los establecimientos, incluso en los puestos callejeros más simples.

•  Hay colegios por todos lados, muchos de ellos exclusivos por sexo. Además, todxs lxs niñxs utilizan uniforme escolar.

•   Si vais dos personas, coged una “simple room” en los hostales en lugar de una “doble room”. La primera es más barata que la segunda y vas a obtener la misma comodidad: aunque parezca una habitación individual, la cama es suficientemente grande para que quepan dos y lxs propixs gerentes de los hostales admiten a dos personas en este tipo de habitación.