Tras casi un mes completo recorriendo Tailandia, nos disponíamos a cruzar por tierra a ese país tan poco conocido y que tanto nos atraía: Myanmar, la antigua Birmania. La primera toma de contacto la tendríamos con Hpa An, ciudad birmana más cercana a Tailandia por la frontera terrestre de Mae Sot.

Pero decidirnos y completar esta idea no fue sencillo. Myanmar es un país que no lleva mucho tiempo recibiendo turistas y además ha vivido y vive múltiples problemas políticos y violentos. Por todo ello, el paso fronterizo terrestre no es lo más habitual para cruzar siendo turista y hay varios inconvenientes.

Sin duda alguna, una de las búsquedas que más hicimos esos días fue cómo cruzar por tierra de Tailandia a Myanmar, y es que, además de ser la forma más barata, nos parecía una vivencia que aportaría un toque especial al viaje.

Tras mucho investigar, cruzaríamos por la frontera centro-oeste de Tailandia, situada en la ciudad de Mae Sot. Realmente estábamos en el norte del país y nos venía mejor cruzar por allí pero no encontramos información fiable sobre la apertura de esa frontera.

CÓMO FUIMOS DE MAE HONG SON A MAE SOT

Nos encontrábamos en Mae Hong Song (norte de Tailandia) a unos 400 km de Mae Sot. La comunicación entre estos dos lugares no es muy buena. Teníamos dos formas de llegar: o bien deshacíamos el camino hacia Pai, Chiang Mai y llegábamos por el centro del país con mejores transportes, o recorríamos todo el oeste del país pegados a la frontera hasta nuestro destino.

En internet no encontramos apenas información sobre cómo llegar a Mae Sot desde Mae Hong Song, pero si quieres tomar ese camino, te aseguramos que hay transportes que realizan ese recorrido.
Desde la estación de autobuses de Mae Hong Song salen songthaews (furgoneta local) hacia Mae Sariang. Y una vez que llegas a Mae Sariang también están estas furgonetas para llegar hasta Mae Sot.

Nosotrxs solamente hicimos el primer tramo en songthaew y el resto lo hicimos en autostop porque teníamos ganas de probar cómo funcionaba en el Sudeste Asiático. Tuvimos que viajar en 3 coches diferentes y vivimos una experiencia un tanto surrealista a la vez que triste y llamativa.

Viajamos con una caravana de pickups que transportaban a mucha gente detrás y que supuestamente se dirigían a Mae Sot. Nuestra sorpresa fue que en cierto momento nos desviamos de la ruta y se metieron por un camino de tierra hasta llegar a una explanada a orillas del río. Allí empezó a bajarse todo el mundo y nos pusimos algo nerviosxs, pero es cierto que en todo momento fueron muy amables con nosotrxs, por lo que no dejábamos de confiar a pesar de la extraña situación.

Nosotrxs solamente hicimos el primer tramo en songthaew y el resto lo hicimos en autostop porque teníamos ganas de probar cómo funcionaba en el Sudeste Asiático. Tuvimos que viajar en 3 coches diferentes y vivimos una experiencia un tanto surrealista a la vez que triste y llamativa.

Viajamos con una caravana de pickups que transportaban a mucha gente detrás y que supuestamente se dirigían a Mae Sot. Nuestra sorpresa fue que en cierto momento nos desviamos de la ruta y se metieron por un camino de tierra hasta llegar a una explanada a orillas del río. Allí empezó a bajarse todo el mundo y nos pusimos algo nerviosxs, pero es cierto que en todo momento fueron muy amables con nosotrxs, por lo que no dejábamos de confiar a pesar de la extraña situación.

Lo que ocurrió fue que todos los pasajeros se quedaron allí para cruzar ilegalmente la frontera Tailandia-Myanmar a través del río, y nosotrxs continuamos la ruta hasta Mae Sot con uno de los «responsables».

Entendimos entonces que esas personas eran refugiadas birmanas que habían pagado a la mafia con la que viajábamos sin saberlo, para que les acercara a ese punto. En esta zona de Tailandia se encuentran varios campamentos de refugiados birmanos que huyen de los enfrentamientos armados y persecuciones que se viven en Myanmar todavía a día de hoy.

Si quieres saber un poquito más sobre esta situación, te dejamos este enlace para que leas algo sobre el tema.

CÓMO CRUZAR LA FRONTERA TERRESTRE DE MAE SOT

Mae Sot es algo grande, por lo que tienes que conseguir llegar hasta el paso fronterizo y desde el centro de la ciudad queda a unos 20-30 minutos andando. También hay taxis y songthaews. 

En el paso fronterizo hay mucha gente que cruza en coche y otra mucha que lo hace andando por los laterales: uno es dirección Myanmar y otro dirección Tailandia. Se forman largas colas pero hay puestos concretos para el paso de extranjeros y afortunadamente no tenemos que esperar tanto.

En el puesto de control de Tailandia tienes que presentar el pasaporte para que te lo sellen con fecha de salida.

Una vez superado este trámite, hay que cruzar un largo puente que divide estos dos países, el Puente de la Amistad, 5 minutos andando en tierra de nadie para empezar la siguiente aventura.

Ya en territorio birmano tendrás que pasar diferentes controles. Nuestra experiencia fue bastante buena, sin mucha espera y todo el proceso muy ágil. En el puesto de control de Myanmar debes presentar pasaporte y visado impreso (se admite tanto el manual como el electrónico E-visa). No hacen el visado al momento, hay que sacárselo con antelación. Nosotrxs lo hicimos en la embajada de Chiang Mai, mira esta entrada.

Mae Sot es algo grande, por lo que tienes que conseguir llegar hasta el paso fronterizo y desde el centro de la ciudad queda a unos 20-30 minutos andando. También hay taxis y songthaews. 

En el paso fronterizo hay mucha gente que cruza en coche y otra mucha que lo hace andando por los laterales: uno es dirección Myanmar y otro dirección Tailandia. Se forman largas colas pero hay puestos concretos para el paso de extranjeros y afortunadamente no tenemos que esperar tanto.

En el puesto de control de Tailandia tienes que presentar el pasaporte para que te lo sellen con fecha de salida.

Una vez superado este trámite, hay que cruzar un largo puente que divide estos dos países, el Puente de la Amistad, 5 minutos andando en tierra de nadie para empezar la siguiente aventura.

Ya en territorio birmano tendrás que pasar diferentes controles. Nuestra experiencia fue bastante buena, sin mucha espera y todo el proceso muy ágil. En el puesto de control de Myanmar debes presentar pasaporte y visado impreso (se admite tanto el manual como el electrónico E-visa). No hacen el visado al momento, hay que sacárselo con antelación. Nosotrxs lo hicimos en la embajada de Chiang Mai, mira esta entrada.

CÓMO LLEGAR DESDE LA FRONTERA DE MAE SOT HASTA HPA-AN

Pasados todos los controles fronterizos nos encontramos ya en la ciudad fronteriza de Myawaddy en Myanmar. Aquí hay varias casas de cambio para poder manejarte con la moneda local. Además, hay cientos de coches y un jaleo bastante agobiante. Respira, echa un trago de agua y prepárate para negociar. Y no te asustes si preguntas a la gente y parece que tienen la boca llena de sangre: los birmanos mastican con frecuencia la hoja de betel que les deja ese color llamativo.

Existen múltiples formas de llegar a Hpa-An: taxis, minivans, autobuses… Pero uno de los inconveniente es que nadie habla inglés, por lo que este proceso puede resultar desesperante.

Habíamos coincidido con una pareja catalana que iba a intentar llegar  a Hpa-An haciendo autostop, pero hacía un sol abrasador, ya era por la tarde  y eran casi 4 horas de trayecto, y pensamos que en una zona con tanto negocio de transporte iba a ser complicado. Por eso nos juntamos con un chico inglés con el que compartimos taxi hasta Hpa-An. El precio fue de 10.000MMK/persona (unos 6€) , el viaje bastante cómodo y nuestro conductor muy majo. A mitad de camino paramos en un pueblecito a comer algo.

El cambio con respecto a Tailandia es bestial desde el primer momento. Las condiciones de higiene en Myanmar son peores, es muy difícil encontrar gente que hable inglés y la variedad de comida se reduce. Es momento de probar la resistencia de nuestros estómagos!

Superadas todas estas vivencias, podemos decir que la experiencia de cruzar por tierra de Tailandia a Myanmar fue realmente intensa y digna de recordar, por lo que recomendamos vivir este proceso a toda persona aventurera que tenga la oportunidad.