Chiang Mai . . .  esa ciudad que conquista a todo el mundo, que hace que quieras quedarte más tiempo, que te convence para no irte cuando te prometiste seguir el viaje. No sabemos explicar qué tiene exactamente, pero allí nos sentimos un poco como en casa.

Situada a 660 km de Bangkok y rodeada de altas montañas, se podría considerar la puerta de entrada al Norte de Tailandia. Aunque es una ciudad grande, sigue siendo más pequeña y tranquila que la capital pero no deja de brotar vida de ella, por lo que es un lugar ideal para descansar y visitar los alrededores tomándola como base.

CASCO HISTÓRICO

La parte más concurrida y especial está en torno al casco histórico, que tiene forma de cuadrado perfecto y está rodeado por un foso lleno de agua. Antiguamente también lo bordeaba una muralla de la que solo hay algunas ruinas ahora, y que se construyó para defender la ciudad de la invasión birmana.

La mejor manera de disfrutar de Chiang Mai es caminar por las callejuelas del barrio antiguo, muchas adornadas con banderines de colores: te llevarán a los pies de multitud de templos, a cafeterías con un encanto sobrecogedor y a puestos de comida sabrosísima. No hay una ruta ideal por Chiang Mai, es lo más bonito que tiene: hace que sientas que parte de ella es tuya y lo mejor es ir siguiendo tus pasos según te dicten.

 

 

Pero un segundo! Antes de contaros más sobre esta ciudad, os tenemos que hablar sobre un evento que vivimos allí y que, sin duda, hizo nuestro viaje aún más espectacular: AÑO NUEVO TAILANDÉS.

SONGKRAN

Cada año a mediados de abril (13-15) se celebra en todo el país el tradicional Año Nuevo Tailandés. Songkran se traduce como paso astrológico (transformación) y tiene sentido que así se llame este festival con el que se cambia de año. Las actividades que se llevan a cabo durante el mismo son, entre otras, visitar los templos para hacer ofrendas a Buda y dar comida a los monjes budistas, pero la que más afiliadxs tiene es la mítica batalla de agua que ocurre todos los días del Songkran.

La actual fiesta del agua es una evolución de las ceremonias que se realizaban antiguamente utilizando el agua como elemento principal en esta tradición tailandesa: se vertía agua sobre ancianxs, familiares y amigxs para purificar y limpiar la mala suerte y las malas acciones del año que fue.

Chiang Mai se ha convertido en uno de los lugares más visitados para disfrutar de esta peculiar conmemoración y para nosotrxs fue una suerte poder vivirla allí, donde en nuestro 2019 pasamos a su año 2562.

Llegamos el mismo día 13 de abril y no dejaríamos de ver agua caer por las calles hasta dos días después. Estábamos tan ilusionadxs que tiramos los macutos en la habitación del hostel, nos pusimos bañador y ropa cómoda, y nos lanzamos a la guerra, no sin antes comprar dos pistolas de agua y una funda de plástico para meter móvil y dinero.

Aunque hay gente tirando agua por todos los rincones de la ciudad, la batalla naval se concentra en el casco histórico y es una auténtica locura. Las calles que rodean el foso se llenan de pick-ups que circulan lentamente con grupos montados lanzando cubos de agua helada a lxs viandantes. No dejas de ver cómo se reparten bloques enormes de hielo entre los bidones para que el agua permanezca fría todo el día. También la gente coge agua y más agua del río con cubos sujetos a cuerdas para llegar al mismo, y la lanzan sin distinción a cualquiera que pase por delante. El agua del río está sucia y caliente y el de las pick-ups congelada, así que llega un momento en el que no sabes qué prefieres que te tiren. También es habitual tirar una pasta rara de harina.

Es imposible evitar mojarte si vas al centro de Chiang Mai; aunque camines por pequeñas calles, siempre hay alguien fuera de su local esperando a que pase gente para celebrar el Songkran. Nosotrxs ya estábamos empapadxs antes de llegar al río!

Nos lo pasamos como nunca, nos entendíamos con la gente a través de las risas y la comunicación no verbal eran los chorros de agua con los que atacábamos y nos defendíamos. Había gente de todas las edades, desde bebés hasta ancianxs, jugando bajo una lluvia de diversidad.

Dejamos que el Songkran nos llenara el alma durante los dos primeros días, y el 15 de abril preferimos intentar mantenernos secxs durante el día para comenzar a visitar otros lugares interesantes de Chiang Mai. Por las noches disfrutamos de alguno de los espectáculos públicos de esta ceremonia, poniendo un mágico fin a nuestro Songkran.

TEMPLOS

Desde el año 1296, cuando fue fundada Chiang Mai, un manto cultural ha ido envolviéndola hasta convertirla en un tesoro lleno de historia. Solo en sus 40 kmᒾ hay más de 300 templos budistas que ensalzan la belleza de la ciudad.

En este post donde te mostramos los que nosotrxs visitamos.

BUAK HAAD PARK

Este rinconcito verde es ideal para pasear por la tarde mientras la vida continúa entre lxs habitantes de Chiang Mai. Es un pequeño oasis porque al entrar en él, la vegetación te refugia un poco del calor abrumador de la estación seca tailandesa.

Un lago se extiende longitudinalmente por todo el parque y puedes ver en la superficie a los enormes peces típicos de Asia, de colores anaranjados, cuando la gente les da de comer. Es un lugar tranquilo al que lxs tailandeses van para hacer deporte, jugar con lxs niñxs en los columpios, jugar al takraw (fútbol tailandés) entre amigxs, o trabajar en una caseta habilitada para estar con el portátil. Incluso hay un gimnasio, aunque muy rudimentario!

MERCADOS DE CHIANG MAI

SUNDAY MARKET

Los mercados tailandeses tienen mucho encanto y energía. El Sunday Market no es diferente así que no puedes marcharte de la ciudad sin visitarlo. Es un mercado que se monta cada domingo en la zona vieja de Chiang Mai cuando cae la tarde, sobre las 18h, y que tiene vida hasta las 12 de la noche. Durante cientos de metros y principalmente discurriendo por la calle Ratchadamnoen, se pueden contemplar multitud de puestos que esconden maravillas.

Lugar idóneo para recorrer calmadamente y hacerte con alguno de los productos artesanales que vende la gente local, ropa a precios más que asequibles y, por supuesto, llenarte el estómago con las delicias callejeras más auténticas. Lo mejor es que hay una gran variedad de opciones. Incluso en algún rincón podrás encontrar una zona de feria con barracas donde ganar un pequeño premio!

PLOEN RUEDEE NIGHT MARKET

En la zona este de Chiang Mai pero fuera del casco histórico, hay una calle llena de puestos de venta de artículos de toooodo tipo. Es el Night Market y se junta con el Night Bazaar. Todo el lugar adquiere por la noche un color especial y no solo por los stand, sino por los bares y restaurantes que se repliegan. Siempre hay mucha gente desde que atardece y la vida se contagia.

En un punto concreto de la Changklan Road se puede ver la llamativa entrada del Ploen Ruedee Night Market: se trata de un mercado alternativo donde hay mucho turismo pero por el que merece la pena pasar a cenar. La ambientación mezcla lo rural con lo moderno bajo una telaraña de luces y filas de cubos de colores. En el centro del mercado hay una zona para sentarse en bancos, barriles o alpacas de paja frente al escenario, donde tocan música en directo y no puedes resistirte a cantar. La noche allí te invita a beber una cerveza fría y después pedir la cena en alguno de sus puestos de variada comida: no es tan barata como fuera de los límites del mercado, pero es asequible y por su sabor y presentación merece la pena. Recomendamos el puesto de comida vegana, donde la atención es magnífica y la comida lo es aún más.

MASAJE TAILANDÉS

Tailandia es uno de los mejores rincones del mundo donde recibir un masaje auténtico, de esos que hacen daño hasta quitarte los nudos internos y repararte. Pues existe un curioso sitio en Chiang Mai especializado en masajes; uno de tantos, de hecho, pero este tiene algo especial.

EX-PRESIDIARIAS MASAJISTAS

Se trata de una escuela de masajes para ex-convictas, con dos locales en el centro de la ciudad: en uno las trabajadoras ya han cumplido condena por delitos leves y en otro les quedan menos de 6 meses para salir de la cárcel. El sueldo acumulado durante su aprendizaje y prácticas en la escuela, lo reciben al terminar la condena y también obtienen el título correspondiente.

Como personas que creemos en la reinserción, lo consideramos una oportunidad excelente para que estas mujeres puedan tomar un nuevo camino hacia una vida alejada de la ilegalidad.

Si no te basta nuestra explicación, tienes que saber que estos centros de masajes tienen muy buena fama ya que las reclusas han recibido una de las mejoras enseñanzas y trabajan con una profesionalidad más que impecable.

Hay varias opciones de masaje, pero las principales son masaje tailandés de cuerpo entero por 500 THB/1h y masaje de pies por 250 THB/1h.

Nuestra experiencia allí fue más breve de lo que nos habría gustado. Teníamos intención de ir dos veces para probar ambos, pero por diferentes motivos solo tuvimos la oportunidad de ir en una ocasión. Disfrutamos de 1 hora de masaje de pies que nos dejó más relajadxs que cualquier spa de nuestra ciudad. El ambiente acompaña totalmente a la calma con música de fondo relajante, olor a incienso y cremas balsámicas y una luz muy tenue con la que hay que luchar para no quedarse dormidx.

Es una experiencia que recomendamos al 100%.

MAYA LYFESTYLE SHOPPING MALL

Hay un aspecto de Tailandia que nos tiene impresionados y son sus centros comerciales. Al igual que en Bangkok, decidimos visitar uno de los que se encuentran en esta ciudad por dos motivos: curiosear y disfrutar de otro food court.

Si quieres saber más sobre los FOOD COURT tailandeses y su increíble comida, no te pierdas esta entrada!

El día que elegimos coincidía con el final del Songkran, por lo que nada más llegar allí alucinamos con lo que había montado. Un concierto ocupaba toda la entrada del centro comercial con miles de personas bailando bajo chorros de agua que lanzaban desde fuera con mangueras de bomberos!

En sí este sitio por dentro nos gustó menos que el que vimos en Bangkok, pero tiene una azotea que impresiona bastante: hay varias terrazas para tomarte algo y una buena vista aérea de Chiang Mai. El food court que encontramos no estaba mal pero tampoco nada del otro mundo. Otra opción para comer es una zona de varios puestos callejeros justo al lado del centro comercial, con un ambiente muy moderno y distintos tipos de comida barata.

Sin duda alguna, lo que verdaderamente nos cautivó del Maya fue su biblioteca. Una sala muy muy grande, silenciosa y con distintos espacios increíblemente bien pensados para estudiar: mesas compartidas, individuales, salas de reuniones, salas para impulsar la creatividad, una “casa árbol”, terraza para estudiar al aire libre, y una cafetería para que no falte de nada! Nada más verlo quisimos tener un lugar exactamente igual en nuestra ciudad.